TIPS DE AHORRO PARA LA CUOTA INICIAL DE UNA CASA

  • Home
  • TIPS DE AHORRO PARA LA CUOTA INICIAL DE UNA CASA

ahorro de cuota inicial para comprar una casa

Cuando se está pensando en invertir en vivienda nueva, tener la cuota inicial es el primer paso que una persona puede dar para cumplir su sueño. Aunque existen créditos y subsidios del gobierno para tener la cuota inicial, expertos en finanzas consideran que tener ésta, a partir de un ahorro propio o por medio de las cesantías, es lo más recomendado.

De esta manera tu endeudamiento será menor, tendrás mayores facilidades a la hora de adquirir un crédito o un subsidio y podrías evitar incurrir en una doble obligación que puede ser difícil de sostener, poniendo así tus finanzas en peligro.

Por lo general, la cuota inicial estaba entre el 20% y el 30% del valor total del inmueble, ahora con el anuncio de Malagón, será posible encontrar créditos que financien hasta el 90% de la propiedad dejando la cuota inicial de hasta un 10%.

Ahorrar es un hábito que aún es difícil lograr en gran parte de los hogares colombianos, por lo que la educación financiera en este tema ha sido una lucha constante por parte de las entidades financieras y el Estado.

Ante una vida cotidiana sucediendo con todas sus ofertas del mercado a la vista, inmersa en un estilo de vida de consumo, que todo el tiempo invita a consumir y comprar, ahorrar puede resultar muy complejo. Pero si tu deseo es tener casa propia, no tendrás otra alternativa.

A continuación, algunas recomendaciones de ahorro para la cuota inicial de tu casa:

  • Lo primero que debes tener en cuenta cuando vas a comprar vivienda es ser consciente de tus finanzas: cuánto ganas, cuánto gastas, cuánto puedes ahorrar y cuánto te podrías endeudar.
  • Luego de definir tus finanzas, deberás determinar el monto mensual que destinarás para ahorrar. Para comenzar a ahorrar, las entidades financieras recomiendan destinar mínimo el 10% de los ingresos para ahorro, el cual debería incrementar poco a poco.
  • Para personas que viven en pareja y tienen hijos, se considera que la distribución ideal debe ser 70% para gastos y 30% para ahorros. Incluso si tu estilo de vida se lo permite, podrías destinar más excedentes para ahorro.
  • Enfrenta todas tus deudas y ten al día tus tarjetas de crédito.
  • Evita el sobreendeudamiento. Esta es una recomendación clásica y sabia: no gastes más de lo que puedes. Conoce los límites de tu presupuesto y evita usar más créditos hasta haber saldado los que tienes por completo.
  • Diferencia entre un deseo y una necesidad; así podrás evitar compras innecesarias y destinar esos recursos a incrementar tu ahorro.
  • Tómate el tiempo necesario para investigar y elegir el crédito hipotecario que mejor se ajuste a tus necesidades. Compara precios y condiciones de financiación en diferentes entidades antes de adquirirlo. En una compra de vivienda, que implica una deuda por un buen periodo de tiempo, una diferencia de un punto porcentual en el crédito puede significar un gran cambio en su pago final.

Cómo proyectar un ahorro mensual para compra de vivienda

Hacer una debida planeación de tus finanzas y de tu hogar es lo más importante a tener en cuenta cuando te enfrentes a la importante decisión de adquirir un inmueble.

Pregunta y compara en varias entidades financieras cuánto es el monto máximo que te prestan para crédito hipotecario, con base en tus ingresos y perfil de riesgo.

Ten en cuenta variables como las tasas de interés, la inflación y el plazo del crédito más conveniente. Esta investigación te dará una idea del rango en que debes realizar la búsqueda de proyecto inmobiliario.

Una vez tengas el valor de la propiedad que deseas comprar y el porcentaje de la cuota inicial que necesitas, comienza un plan de ahorros. De acuerdo con el programa de educación financiera Saber más, Ser más de Asobancaria, estos son los seis pasos para proyectar un ahorro mensual.

Define tu meta de ahorro necesaria para comprar vivienda. Si la vivienda es nueva ésta es el valor de la cuota inicial o más. Dar un porcentaje mayor al solicitado en la cuota inicial es una buena opción para reducir el nivel de endeudamiento para el resto del crédito.

Planea el tiempo en el que deseas cumplir tu meta en meses.

Calcula cuánto debes ahorrar cada mes para lograr tu meta, dividiendo tu meta total de ahorro por los meses en los que deseas lograrlo.

Compara con tu presupuesto, para saber si es posible hacer ese ahorro o si necesitas más plazo para lograrlo.

Asigna una prioridad a tu meta, decidiendo la importancia o urgencia que tiene cada uno de tus propósitos.

¿Qué es y cómo funcionan los créditos de vivienda?

Un crédito es una ayuda que se necesita para alcanzar ciertas metas que requieren un capital superior a los ahorros de una persona, como es el caso de tener casa propia. Un crédito de vivienda es un préstamo que te hace una entidad financiera, por lo que debes considerar los costos y obligaciones que este implica.

Al crédito destinado para vivienda se le denomina crédito hipotecario. En este, el cliente que dispone del dinero, se compromete a devolverlo, por lo general, mediante cuotas periódicas, junto con los intereses asociados. Se realiza a mediano o largo plazo y está respaldado en la hipoteca de la casa que se compra, en unas condiciones pactadas con el banco, y definidas en un contrato.

Un inmueble sólo puede ser hipotecado por el propietario.

La entidad financiera sólo podrá cobrar intereses a partir del momento en que se hace el desembolso del capital y los mismos se cobran sobre los saldos vigentes de capital (el saldo del crédito descontando del capital inicial los abonos hechos).

Los intereses de mora se deben pactar previamente y no podrán exceder 1,5 veces el interés al que se pactó el crédito. Solo se puede cobrar sobre las cuotas vencidas y por el tiempo de la mora.

– Tipos de hipotecas

Cerrada: se utiliza para garantizar una obligación específica, con un monto específico. Es decir, que no puede cubrir la garantía de otra obligación diferente.

Abierta: se utiliza para garantizar deudas futuras e indeterminadas, es decir que no están previstas, así que no son específicas y no pueden ser preestablecidas.

– Tipos de créditos hipotecarios

Los créditos hipotecarios pueden variar de acuerdo con diferentes factores, según con información del portal Finanzas Personales:

  • El tipo de interés, que puede ser fijo, variable o mixto.
  • El plazo, que usualmente está entre 5, 10 y 15 años.
  • La periodicidad de las cuotas, que pueden ser mensuales, o cuotas especiales.
  • La flexibilidad de las cuotas, fijas o variables.

Sin embargo, no es necesario preocuparte por el estudio de todas estas variables; Te Acerca Vivienda de asesora en todo el proceso de financiación y compra de tu nueva vivienda en Colombia desde el Exterior. Ponte en contacto con nosotros.

Write A Comment

Leave A Reply

placeholder
Abrir chat